Maravillas de Chonchi VII – De lejos y de cerca


Esta séptima edición de MARAVILLAS DE CHONCHI está temporalmente ubicada en pleno invierno, donde el frío invade la naturaleza y cambia los colores de la ciudad. Me he dado cuenta que se pueden observar cosas increíbles tanto de lejos como de cerca, a los detalles. Pero quiero mostrar a ese Chonchi diverso, que tiene de viejo y de nuevo, de neoclásico chilote a posmoderno chilote; del negro y blanco al color más intenso. Es una ciudad que cambia constantemente, primero por el tiempo del clima, pues las nubes todos los días son diferentes, dejan pasar luz solar de mil maneras, y el color cambia a cada momento. También cambia de a poco la apariencia urbana, aparecen nuevos elementos y otros se transforman. En envoltorios de casonas de madera antiguas, dentro aparecen las cosas modernas, el internet, el Wi-Fi, la televisión (incluso existe ahora un canal de la ciudad); celulares, MP3 y MP4 se muestran en las calles, pero ese aire enmaderado, apacible y tradicional de Chonchi se mantiene. Creo que ese aire detenido y de suspenso de hace diez años atrás existe aún: la costanera con poco movimiento de gente y la calle Centenario encerrada por casonas gigantes, mientras que el mar sigue ahí mismo sembrado de lanchas. Chonchi cambia y permanece igual a la vez.Costanera Chonchi invierno

Esta versión de Costanera si que es fría; se nota en la oscuridad y en los colores. El agua del mar debe estar muy helada… Un dato aparte es que esta vía bordemarina ya fue remodelada completamente de extremo a extremo (barandas tipo salmonera con madera) y luminarias tipo mástil de barco. Eso sí: el tercio restante está solo pavimentado, le faltan las baldosas de diferentes texturas como tiene el resto de la vereda.

lanchas juntas en el muelle

Este es el costado del muelle de hormigón donde atracan las lanchas y barcazas grandes, pero este modo particular de ubicar las embarcaciones me atrae mucho por su intención espacial y funcional, aparte por la estética y colores que se forman. Se colocan así, según me dijo un pescador, “para protegerse mejor de las olas del mar, o del oleaje”. Otra cosa que ocurre acá es que los tripulantes para desplazarse a través de las lanchas y llegar a la superficie, tienen que atravesar lanchas sin hacer demasiado esfuerzo. Es como que el suelo se prolongara, y es como una especie de “barrio” de barcos pues los sonidos de las radios, y el ruido del trabajo se traspasa a todas partes, además hay interacción social.

Faro en el muelle

Una bella imagen de un faro que está casi al final del muelle chonchino, con una gaviota volando en un atardecer frío pero apasionante.

Vista del mercado hacia el mar

Estas son las ventanas disparejas del mercado municipal, que dan una vista espectacular del mar calmo. Mirar de frente, se aprecia fuertemente sólo el mar (no se ve la orilla) y a lo lejos la isla Lemuy. La sensación de estar literalmente encima y muy arriba de la superficie marina, da vértigo. Acá hay mesas bajas y sillones, donde lo mejor que se puede hacer es tomarse un café mirando la fuerza y amplitud del mar.

APROXIMACIÓN AL “NEOCLÁSICO CHONCHINO”

Primero, el estilo Neoclásico en rigor es un replanteamiento y un revival arquitectónico de las formas clásicas griegas y romanas (clasicismo) . Surgió a mediados del siglo XVII. Se toman elementos como los órdenes arquitectónicos (dórico, jónico, corintio, toscano), columnas, cornisas, capiteles, etc… y se construyen en memoria de ellos, como forma de expresar el historicismo, academicismo y recuperar los ideales de arquitectura armónica y bella del período clásico. Este movimiento comenzó en Europa y se divulgó a todo el mundo occidental, también a Chile en el siglo XIX, e incluso a Chiloé (en tiempos de la instauración de la República de Chile), en forma más precaria pero igualmente considerada como neoclásica. Chonchi igualmente alcanzó estas influencias.

Cornisa casa azul

En la misma costanera, ya empiezo a afinar mi ojo para acercarme a las cosas pequeñas de la arquitectura chilota. Esta casa azul es la única casa antigua con tintes neoclásicos existente (por sus proporciones y trabajo de las ventanas al estilo clásico) ; soportó el terremoto de 1960 y se salvó de un incendio en 2002. Está bien cuidada, y como es baja, se pueden ver y tocar de cerca las cornisas virtuosamente trabajadas de las ventanas; cosa que es imposible en otras casas mucho más altas.

Ventana neoclásica

Subiendo por la calle Centenario nos encontramos con otra casa muy grande y alta forrada en su fachada principal de lata corrugada (material lujoso en los tiempos de boga del neoclásico chilote: 1860-1930 aprox.). Su ventana está mejor trabajada en su cornisa, marcos imitando pilastras, y la parte inferior. La cornisa se trabaja con formas simples, semicírculos y ángulos rectos para formar esa sucesión que se agranda hacia arriba.

Subida Centenario al 2 piso

Vista de tres casas neoclásicas. Esta imagen me gustó mucho porque en primer plano se ve la madera desgastada media rosada, y en el resto aparece un auto moderno, y un signo del tránsito que molesta el panorama visual. Es la modernidad chonchina que como enredadera lentamente invade el ambiente.

Superficie recién pintada

Estos son detalles de balaustradas y una ventana al más puro estilo neoclásico. Fíjense que la ventana neoclásica siempre asume las medidas 1:2 (dos cuadrados juntos formando un rectángulo); y mide aprox. 120 x 240 cms. Esta casa fue recién pintada con un color rojo colonial…. y es ¡La Casa Esquina! la que antes era medio beige y medio color madera, se convirtió en una casa rojiza y raramente remodelada.

Ventana neoclásica 2

Más arriba, ya llegando al segundo piso de la ciudad aparece esta construcción que alberga una librería, la ya conocida “Librería Central”, que tiene una lista de artículos, pintados en el muro. Creo, que es la única casa tradicional de Chonchi que tiene latas de motivos decorativos. Un lujo. La ventana puramente neoclásica está mejor ejecutada, y fíjense que bajo la cornisa, hay unos adornos “abombados”, en este caso vendrían siendo una especie de capiteles de la “pilastra”.

Lata con ornamentos

Detalle de la lata decorada de la casa- librería: es rosada y este color le da una cierta delicadeza al edificio, sumado a estos motivos geométricos que se parecen a tejuelas invertidas u hojas de algún árbol.

esquina recortada Hotel Huildin

Una intención espacial muy excelente en estas casas generalmente ortogonales en planta: un quiebre en la esquina o un ochavo. Acá se demuestra el ingenio e inteligencia del constructor chilote para innovar, aunque sea en pequeña escala, en términos espaciales y enriquecimiento de fachada hacia la calle (con la intención de mostrarse, de aparentar). Este es el Hotel Huildin de la ciudad de Chonchi.

Ventana neoclásica Museo Chonchi

Subiendo por Centenario, está el Museo de las Tradiciones Chonchinas, de color celeste y amarillo claro o beige. Los colores diferenciados en esta ventana realzan la condición neoclásica del edificio, y de los detalles.

Tejuelas desgastadas casona

Al lado derecho del Museo, se encuentra esta “excepción” a la decoración neoclásica de la calle Centenario. Es una casa del color natural de la madera (al parecer el tiempo dejó que el verde calipso desapareciera, pues arriba se ve parte de él). Las ventanas no están decoradas, pero esta casa destaca por su sobriedad, su sinceridad material, su excelente factura y sus proporciones. Este último deja entrever una condición neoclásica del edificio.

Puerta con frontón, supermercado Belén

Más arriba encontramos una grande construcción de color azul con lata corrugada, donde está el conocido “Supermercado Belén”. La gran diferencia que se aprecia, respecto a las otras casas, es que en vez de cornisa arriba de puertas y ventanas, hay una especie de frontón muy naïf, pero bien ejecutado. Fíjense en el trabajo de las ventanas: los marcos angostos y los muchos vidrios le dan un toque delicado a la puerta.

Dos casas, Iglesia y Casa Parroquial

Ahora por fin despegué mis ojos de las fachadas de Centenario, para dirigir mi vista hacia arriba, hacia la plazuela de la ciudad, las casas que conforman las esquinas con las calles y la iglesia como elemento que corona la inclinación del terreno.

CÓMO ANDA LA PLAZA DE CHONCHI…

Respondiendo esa pregunta, yo podría decir que ha ido demasiado lenta. Creo que uno de los factores fue que frente a la iglesia se encontraron osamentas humanas, y otro tipo de problemas, creo que de financiamento y del mal tiempo. Pero ahora que fui (29 Junio) estaba casi lista ya; solo faltan detalles puntuales para que la plaza esté en pleno funcionamiento. Pero, aunque muchos estén en desacuerdo conmigo, yo a la plaza la estoy encontrando bonita porque ya se empieza a entender en su totalidad, y se nota que tiene coherencia de sus partes, a pesar de la inclinación hacia la calle Centenario. Puedo decir que es una plaza con muchas instancias: Atrio de la iglesia, lugar de tránsito, lugar de esparcimiento, lugar de detención, lugar de mirador y escalera hacia una calle contigua.

Plaza casi terminada

Este es el sector contiguo a la Municipalidad de Chonchi. Antes aquí pasaba una calle donde se estacionaban los vehículos municipales (Y ahora no sé donde están estacionados). Arriba se ve un muro con una baranda y un gran árbol. Este es el sector de mirador hacia el segundo piso de la ciudad de Chonchi, donde hay un suelo de pedacitos de madera. Se ve claramente la iglesia, sin interrupciones como lo era antes.

Panorámica Plaza

Panorámica de la plaza vista desde la iglesia. Al medio pasa la calle Centenario donde pasa casi imperceptible. Se ve bonita y amplia, pero lo que obstruye la vista es ese poste con cables molestosos y además hay un basurero gigante al medio (menos mal que es movible esa cosa), ojalá se puedan eliminar esos elementos feos para este contexto.

Plaza y casas varias

Otra vista de la plaza, con las casas rojiza y amarillenta y al final la Municipalidad.

Plaza y entorno

Vista clara y definida de la iglesia, la casa parroquial y la casa rojiza, y como siempre de telón de fondo los gigantes eucaliptos y la escuela Manuel Jesús Andrade Borquez (color rojizo, que le da un tinte muy cálido al paisaje). Este es uno de los aspectos que más me encantó de la Plaza, que desde aquí la iglesia y las otras construcciones al otro lado de la calle Centenario se ven en una perspectiva casi barroca, pues al caminar hacia ellas, se ven impresionantes, grandes, y de un carácter teatral; aparte que no hay ningún elemento que distraiga esta condición. Quizás esta foto no lo muestra en su plenitud, pero presencialmente sucede este efecto muy bello que no ocurre, por ejemplo, en la remodelada plaza de Castro. Ojalá si ustedes pasan por aquí vean este efecto. Además pasa algo especial con la Iglesia; resulta que al verla de lado (como aparece en la imagen) la fachada principal pareciera que está justo en frente a nosotros, como si nos siguiera. Creo que esto lo logra las proporciones áureas que tiene la iglesia (pues tiene un estudio de proporciones).

Quizás el pavimento escogido para este fin, no fue el mejor, pues los tramos de cemento, son idénticos a los de una vereda común y corriente, pero los lugares pavimentados de colores tienen como “fósiles” de nalcas. Las bancas de la plaza están sobredimensionadas, pues son muy anchas. Parecen sillones, y además uno queda con las piernas colgando. En fin, creo que los efectos espaciales y visuales de la plaza se lograron, aunque no a cabalidad, pero se nota una notable mejoría respecto de la plaza anterior, que era una terraza plana con muro de contención, muchas escaleras, y más jardín que plaza de reunión.

Otra cosa, yo creo que el mayor problema que tiene la Plaza es la “envolvente”, es decir, las construcciones y programas que rodean al espacio público; creo que están muy separados, hay muchos vacíos donde simplemente hay pasto, y hay pocos programas comerciales en los que se posibilite el movimiento de gente (incluso la Plazuela en el segundo piso de la ciudad tiene más vida, pues hay más tiendas y almacenes). Por un lado está el sector religioso (Iglesia, casa Parroquial), por otro lado el cívico (Municipalidad, Bomberos) y lo demás es un sistema disperso de programas tales como: Agencia de buses Cruz del Sur, almacén, un vacío para buses, varias viviendas, dos o tres casas patrimoniales y lo demás, sitio vacío. Creo que si se solucionara este aspecto, la plaza sería muy concurrida. Por ejemplo, debería ponerse una sucursal de una tienda tradicional de Chonchi (“Nacho”), un café, un restaurant, oficina de informaciones turísticas, sala de exposiciones y las dependencias de la Corporación Municipal de Educación, que actualmente está al lado del colegio San Carlos. Ahí se solucionaría el problema de la parcial “desolación” de la plaza.

LO MEJOR DE LA DECORACIÓN PUESTA AL SERVICIO DE LA RELIGIÓN

Frontón y arcos Iglesia San Carlos

La Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Chonchi (o San Carlos Borromeo) es una iglesia chilota neoclásica, y es muy notorio. Las mejores características del neoclásico están puestas en este edificio gigantesco y noble. Al final podríamos decir que en Chonchi, la mejor arquitectura fue puesta al servicio de la religión, en este caso, católica.

Observen que bajo el frontón aparece una gran cornisa, y bajo ella, una especie de círculos azules mezclados con elementos verticales pequeños; a eso se les llaman metopas y triglifos según la arquitectura clásica. Hay arcos de medio punto (semicírculo) y elípticos (los más pequeños). Bajo los arcos hay una gran cantidad de detalles que le dan mucho movimiento y delicadeza a la fachada celeste-amarillenta.

Columna toscana Iglesia San Carlos

Este es un logro excelente de imitación y adaptación de los cánones clásicos en madera, puedo decir que es una columna de orden toscano, que es el orden “síntesis” de los tres órdenes griegos (dórico, jónico y corintio). Tiene un capitel cuadrado, y luego el fuste (la parte central e importante) de la columna está abombado; a esto se le llama éntasis. Increíble, los carpinteros se dieron el difícil trabajo de ensanchar la columna en su parte central, y les quedó casi perfecto. Una vez incluso pasé mis manos a través de ellas, y ni se siente las junturas de las maderas. Carpinteros chilotes, se merecen un aplauso…

Puerta principal con pilastras y entablamento

Esta es la parte que más me gusta de la iglesia, en términos decorativos e historicistas. Es la puerta principal del templo católico y tiene dos grandes pilastras (o columnas cuadradas) decoradas con estrías, coronadas por un gran entablamento (que es todo el sistema horizontal o el dintel, en este caso, de la puerta). Acercarse a ver estos detalles es impresionante. Hay mucho trabajo de corte y tallado de la madera, donde se ven, como ya mencioné, triglifos y metopas, cornisa que corona todo el conjunto, capitel, etc. Esto, creo yo, es lo más fiel a lo neoclásico en la Iglesia.

Puerta casa parroquial

Esta puerta pertenece a la casa parroquial, edificio contiguo a la iglesia, en el lado derecho. Tiene los mismos colores que la iglesia, e igualmente se puede apreciar el nivel de detalle (y de trabajo por consecuencia), aunque es mucho menor que el pórtico del templo.

ARQUITECTURA PARA EL ETERNO DESCANSO: El cementerio de Chonchi, en una zona aislada del movimiento urbano. Antes, creo que estaba cerca de la Iglesia, pero después, en 1928, don José Pinto Pérez, un ciudadano de Chonchi, donó este terreno para uso fúnebre.

Cementerio Chonchi

Una “población” de mausoleos y tumbas, que fluctúan desde la década de los 30 hasta del año 2000.

Frontón mausoleo antiguoDetalle mausoleo antiguo

Mausoleo “neoclásico” de la Familia Bórquez Andrade, una familia ilustre de la ciudad. Uno de los pocos ejemplos más antiguos y con detalles de la arquitectura clásica.

BONUS TRACK: Lo más nuevo de Chonchi.

Población San Carlos

En mayo de 2009 se entregó esta población a la comunidad, se llama San Carlos. Son casas separadas unas de otras, de buena calidad y determinadas por la Nueva Política Habitacional del gobierno chileno. En esta foto, aparecen casas rojas con un primer piso ampliable; y se ve que las personas inmediatamente amplían el espacio que les dispusieron; pero me llamó profundamente la atención la casa más cercana, pues tiene revestimientos de tejuelas y una ventana con cierta decoración. Lo “chilote” aún perdura, aunque arriba haya fibrocemento con madera y zinc.

Me pregunto qué pasará en 1 año más, yo creo que todas las casas tendrán su identidad propia, y creo que habrá resultados inesperados y geniales. Mientras tanto, hay que esperar, y después documentarlo.

Así es este Chonchi… ¡Tan diverso pero tan bello!

Ver más Maravillas de Chonchi:

Maravillas IMaravillas IIMaravillas IIIMaravillas IVMaravillas VMaravillas VI | Maravillas VIIMaravillas VIIIMaravillas IX

ARQ|20 Síguenos en Twitter: arquitectura20

Anuncios

Acerca de Raúl Meza Lorca
Arquitecto, de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Tipografía, en la Universidad de Chile.

2 Responses to Maravillas de Chonchi VII – De lejos y de cerca

  1. Fresia Ramirez says:

    Hola. M encontré por casualidad con tu blog y me encantó.
    Debes ser Chonchino sin duda.
    Me encanta Chonchi, de hecho construimos cabañas en esa hermosa ciudad.
    Muy pronto viviré todo el año allá.
    Saludos.

  2. Pingback: ¡ARQUITECTURA|20 cumple 3 años! « ARQUITECTURA | 20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: