Maravillas de Chonchi VIII – Invierno colorido


Hoy día salí nuevamente a la ciudad buscando algo nuevo para retratar en una fotografía, en un día invernal en Chonchi, Chiloé (Chile); pero con algunos rayos de sol que le dan más calidez a los objetos. Y es sorprendente saber que siempre la ciudad muestra algo nuevo, algún detalle pequeño o algo grande como una construcción; además los colores cambian constantemente en esta como en cualquier otra ciudad. Me encontré con casas de colores fuertes recién pintadas, o con lugares pequeños que tienen un valor porque la gente los habita, o con pedazos de alguna realidad que embellecen y le dan diversidad a la ciudad.

En la costanera de la ciudad, me llamó la atención que las bancas que se instalaron en el lugar se pintaron de un color rojo intenso, y le saqué una foto a la banca de cerca, pero fue la sorpresa que el mercado municipal (atrás) le hace juego al color de la banca.

Más detalles de Chonchi maravilloso, después del salto.

Este es un costado de la plaza recién remozada, en una área de mirador hacia la parte inferior de la ciudad, o hacia los “tres pisos” que la caracterizan. Es un  lugar acogedor de la plaza, pues tiene muchos asientos, algunos árboles añosos que cobijan el lugar, y el pavimento es una mixtura entre cemento y pequeños pedazos de madera (como el suelo de una mueblería, lleno de restos de madera). Este lugar tiene dominio visual sobre gran parte de la ciudad, y además por aquí pasan muchos autos y los buses desde y hacia Queilen (sur), por lo que estar sentado aquí tiene un significado. Encontré a algunos jóvenes conversando en este lugar de la plaza.

Bajando hacia la costa a través de una calle medio misteriosa y curva, la calle Ciriaco Álvarez, que desciende directamente desde la plaza; se ve una panorámica del bordemar y sus casas mirando al mar. Es una postal típica de invierno, donde la oscuridad prevalece y donde los colores cálidos del sol contrastan demasiado con el cielo plomizo de Chonchi.

Este es el mercado municipal de Chonchi, recibiendo algunos rayos de sol que van quedando en la tarde. Los tejados de esta construcción se recortan contra el cielo plomo; características muy propias de la arquitectura chilota. Y mucho más, con las tejuelas muy coloridas.

Esta es una casa que yo he citado antes, que es la Casa Esquina, (calles Centenario con calle Pedro José Andrade), que fue restaurada – porque ya estaba que se caía de vieja – para usarla como pub restaurant en su parte alta, y como ferretería en su parte baja (eso es lo que me han contado). La forma en esencia no ha cambiado, pero muchos de los detalles de ventanas ya no están. Para que vean como estaba la casa antes de la restauración, clic aquí, cuando era más linda pero deteriorada.

Subiendo un poco por la empinada Calle Centenario, es interesante ver que al lado de la Casa Esquina, en un espacio residual entre éste y la casa blanca de la derecha, se construyó un pequeño local comercial del mismo tono que la casa antigua de la izquierda. A pesar que es una arquitectura improvisada, se asoma de forma simpática entre las dos casonas para completar un pedacito de la ciudad.

Me acerqué para ver una cosa llamativa en la misma calle Centenario, que es la aplicación de colores fuertes a las casas como el rojo y el verde pistacho, y más, que se junten como en este caso. Son dos casas similares en volumetría y tienen un alero, pero el hecho de los colores tan distintos (complementarios) dan vitalidad a la manzana.

Esta es una vista privilegiada de la Plaza y el mar de Chonchi, desde la torre de la Iglesia San Carlos (Patrimonio de la Humanidad). En un momento en que no había nadie, pude subir a la torre para sacar unas buenas fotos de la ciudad desde lo alto; y se ve lindo todo el panorama, las casas coloridas, los álamos característicos, el mar, la isla Lemuy y el cielo.

Esta es la Plaza principal de Chonchi; una foto panorámica tomada desde el mismo lugar, en la tarde. La Plaza desde esta perspectiva se ve totalmente diferente: se ve plana, con cuadrados de vegetación que parecen naipes tirados sobre la mesa, y su pavimento quebrado y colorido. Es necesario que la gente de la ciudad conozca su plaza desde este lugar, porque se aprecia toda la magnitud de este espacio público.

Hace poquito que se le plantaron árboles nativos a la plaza, que tienen alrededor de tres metros de altura, y con los árboles grandes del fondo de la plaza le dan otra espacialidad al lugar; donde ya desde una planicie grande, aparecen elementos verticales que encierran un poquito a la plaza. Además era necesario que se plantaran árboles, porque a pesar que la ciudad está rodeada de mucha naturaleza, las áreas verdes de Chonchi tienen casi nada de árboles y vegetación, además que no alcanzan los metros cuadrados de plazas para la población (9 metros cuadrados de áreas verdes por habitante, según la OMS).

Cuando el sol estaba entre las grandes nubes, pude sacar esta fotografía de la ventana de la torre, con la ciudad de fondo, y el mar atrás.

Bajando de la torre, llegando al hastial o frontón de la iglesia, encontré una ventana redonda de la iglesia, característica de la fachada, mirando hacia la ciudad.

Esta es la nave central de la Iglesia, con los mismos colores de la tarde. El interior de la iglesia empieza a oscurecerse y a tomar una atmósfera cromática distinta y muy mística. El cielo de la iglesia, redondo, ya comienza a perderse.

Ya en el suelo de la iglesia, cuando no había nadie, saqué esta foto hacia atrás. Pasó en ese momento que la iglesia había sido cerrada, y yo no me había nado cuenta… hasta que menos mal que la señora cuidadora se dio cuenta que había alguien dentro, que era yo, y me abrió, y pude salir.

Detalle del pavimento de la Plaza, que es una serie de nalcas impresas en el cemento colorido, cuando éste estaba fresco. Es un lindo detalle que le da un carácter chilote a este espacio público, y es menos resbaloso para caminar.

Esta es una foto de una parte de la Plaza y de las casas de la Calle Centenario, en el segundo piso de la ciudad. Y justamente, encontré una foto del mismo lugar, pero del año 1930, cuando toda la ciudad eran calles polvorientas, pero lindas casas igualmente. Link del mismo lugar, en el año 1930.

Esta foto si que me gustó por lo extraño de la luz en ese momento, de la Plaza de Chonchi con colores dorados que son típicos de la tarde invernal.

Detalle de casa antigua en Chonchi, calle Centenario esq. calle Sargento Candelaria; que es una construcción quizás no reconocida como patrimonial a diferencia de las otras casonas grandes y conocidas, pero sí guarda su historia, además que conforma una esquina importante de la ciudad. Los colores verde y blanco crema con incrustaciones de un color antiguo, el rosado, se ven muy nítidos.

La última imagen: Este es el Centro de la ciudad entre árboles nativos, y un cielo amenazante preparado para la gran lluvia. Las casas se cuelgan de la pendiente.

Ver más Maravillas de Chonchi:

Maravillas I | Maravillas II | Maravillas III | Maravillas IV | Maravillas V | Maravillas VI | Maravillas VII | Maravillas VIII | Maravillas IX

ARQ|20 Síguenos en Twitter: arquitectura20

Anuncios

Acerca de Raúl Meza Lorca
Arquitecto, de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Tipografía, en la Universidad de Chile.

3 Responses to Maravillas de Chonchi VIII – Invierno colorido

  1. Pingback: ¡ARQUITECTURA|20 cumple 3 años! « ARQUITECTURA | 20

  2. carolina says:

    hola espectacular las fotos pero pero yo busco fotos viejas de la plaza y no encuentro estoy hace un año en chonchi y a la gente no le gusta la plaza nueva me intriga ver las fotos viejas del pueblo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: