Buenos Aires, una ciudad diversa y grandiosa (Parte I)


Ahora, ya era tiempo de salir del contexto de donde vivo y trabajo. Fuera del ambiente de “lo sur” de donde estoy, se encuentran otras culturas, ambientes y arquitectura; y en este caso es la ciudad de Buenos Aires, en Argentina.

Hace dos semanas, con mi curso del taller de Arquitectura tuvimos un viaje de estudios para aquella metrópoli argentina, para conocer las manifestaciones del urbanismo diverso y cosmopolita que tiene esta ciudad, relacionado con los tópicos que estamos estudiando en este año.

La ciudad de Buenos Aires es una de las metrópolis más habitadas de América Latina, y una de las más populosas del mundo, con alrededor de 12 millones de habitantes en su área metropolitana. Es una ciudad diversa, con un gran centro cívico y comercial, y con un catálogo arquitectónico y urbanístico, heredado de los inmigrantes que llegaron a la ciudad. Tiene en su urbe, algunos de los lugares y construcciones más connotados que son conocidos a nivel mundial: El Obelisco, la Avenida 9 de Julio, la Casa Rosada, el Estadio de Boca Juniors, Caminito, etc.

En este caso, este post está dedicado a dar a conocer el área central de Buenos Aires, en su barrio cívico y los hitos urbanos, que es la parte I que se menciona en el título del post.

Todo parte por la plaza principal de la ciudad: la Plaza de Mayo, donde se encuentran algunos de los edificios más importantes de Argentina: la Casa Rosada (palacio de gobierno), la Catedral católica, y otros edificios gubernamentales.

Más Buenos Aires después del salto.

La Plaza de Mayo es un espacio público alargado, con bastante césped y pocos árboles. El lugar está lleno de palomas y de gente tomándole fotos al palacio de gobierno. Al fondo hay una reja porque en ese momento había una protesta pacífica en uno de los costados de la plaza.

En realidad, la casa de gobierno no me sorprendió mucho, la encontré pequeña y con poca importancia en el sentido de la ubicación en la ciudad. La plaza estaba un poco deteriorada, me imagino que por la cantidad de visitantes que llegan a tomar fotos; pero espacialmente, de esta plaza salen tres vías muy concurridas y que dirigen hacia diversos monumentos de la ciudad. Entre estos, se encuentra la Avenida de Mayo, que une esta plaza con el Congreso Nacional; y también la Diagonal Norte, que llega hasta el Obelisco de la avenida 9 de Julio.

Caminando por una de las vías, se aprecia la grandeza y altura de los edificios que enmarcan esta avenida que son de 10 pisos mas o menos, lo que da una sensación de inmensidad. Da gusto caminar por una calle así. Los primeros pisos de estos edificios tienen comercio, muy activo, y el resto son departamentos y oficinas hacia la parte superior.

Agradable es ver que todos estos edificios tienen una coherencia espacial y estilística. Todos, por distintos que sean, guardan una relación con el contexto de la calle y hacen que la experiencia de caminar por esta avenida sea igual de principio a fin.

La avenida Diagonal Norte, es la que se dirige hacia el obelisco. Dicho hito se enmarca muy bien por los edificios de esta calle. Esta imagen de la ciudad, tiene mucho misticismo, pues el obelisco se ve lejano, y medio difuso desde la Plaza de Mayo, y los edificios homogéneos son como telones oscuros.

Pero antes de recorrer las avenidas monumentales, quise entrar a la Catedral, que en la foto de arriba aparece a la derecha, y el interior está a continuación:

Es un interior espléndido. La iglesia es ancha y corta, con múltiples capillas a los costados, entre ellas, la de José de San Martín, que según la historia ayudó a la independencia de Argentina y Chile. El piso de la catedral está lleno de mosaicos, realizados con precisión,

La nave central, está invadida de adornos barrocos y neoclásicos, de colores café y blanco.

Luego, al salir, seguí caminando por la avenida de Mayo para continuar viendo maravillas arquitectónicas.

Caminando por la Avenida de Mayo (que no es la misma que la calle que llega al Obelisco), se ven espectáculos urbanos, como este gigantesco edificio lleno de balcones y cúpulas que se ve medio surrealista. El centro de Buenos Aires está lleno de cúpulas y perfiles que buscan llamar la atención en esta diversidad urbana.

Entre la diversidad de edificios, encuentro uno angosto y con estilo Art Nouveau, que me fascinó.

Llegando al final de la Avenida de Mayo, está la plaza y el Congreso Nacional de Argentina, una obra de arquitectura grandiosa, sobre todo por la cúpula; y esta configuración de edificio público la asemeja a los capitolios romanos. También tiene un poco de semejanza con el Capitolio de Washington.

Es interesante notar el hecho de que el Congreso Nacional sea más extenso y sea más “hito urbano” que la Casa Rosada, y esto quizás se deba a que Argentina es un país federal, y por tanto el congreso tiene más peso que el palacio de gobierno. Es una suposición mía.

Se ve un poco mal la foto, debido a que ya estaba oscureciendo, y ya nuestra travesía por el centro cívico ya estaba finalizando. Pero igual llegamos muy cerca del Congreso, y frente a él, se encontraba una gran estatua con una escalinata monumental.

Y ahora, por la Diagonal (que fue en otro día distinto al anterior), camino expectante hacia el famoso obelisco, con edificios de distintos estilos, y una mayor aparición de luz y color de los avisos publicitarios adyacentes a este gran hito de Buenos Aires.

Me di cuenta que el obelisco no es nada por sí mismo (una forma simple), sino que se complementa con los cruces de grandes avenidas y edificios. Además de estar emplazado en una avenida importantísima: la 9 de Julio, que es la avenida más ancha del mundo.

En el centro de la Avenida 9 de Julio, se hallan muchos avisos publicitarios luminosos, pantallas, luces de colores; todos tratando de asomarse al connotado Obelisco (en este lugar estoy al lado de éste). Hay mucha gente que se saca fotos en este lugar, por el gran capital simbólico que representa el obelisco para la imagen de la ciudad, y por esto la publicidad trata de mostrarse con su mejor cara hacia una postal de un Buenos Aires globalizado.

Este es el panorama de la Avenida 9 de Julio, una gran vía que tiene más de 6 pistas por sentido, además de calles caleteras. Cruzar la avenida, demora en promedio 7 minutos, pues cada pista comprende un semáforo; y al final se convierte en toda una experiencia atravesarla.

La verticalidad grandiosa en estos edificios de la zona cívica de Buenos Aires central. Uno se puede quedar mirando mucho rato estas construcciones, porque producen una impresión de sorpresa. Lo más llamativo de Buenos Aires es la gran cantidad de edificios altos y muy delgados, cosa que en Chile no se permitiría, dado lo sísmico que es este país.

Uno no para de sorprenderse en Buenos Aires centro. Cada esquina de la ciudad es un acto teatral, un telón largo y lleno de ventanas, con pasos de cebra muy anchos, con calles muy verticales y llenas de gente, de colores, de tiendas y teatros. Es una ciudad que no aburre.

Ver más “Buenos Aires: Una ciudad diversa…”:

Buenos Aires I: Centro | Buenos Aires II: Puerto Madero | Buenos Aires III: La Boca/Caminito

ARQ|20 Síguenos en Twitter: arquitectura20

Anuncios

Acerca de Raúl Meza Lorca
Arquitecto, de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Tipografía, en la Universidad de Chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: