Capilla y cementerio de Notuco: Sensaciones de misterio en Chiloé


Iglesia 1

CementerioEn las cercanías de Chonchi (Isla de Chiloé, Chile), camino a las localidades de Huillinco y Cucao, se encuentra un sector geográfico llamado Notuco, con un pequeño poblado disperso en la ruta, distante a 5 kilómetros de la Ciudad de los tres pisos. Desde la pequeña carretera se aprecia un caserío apacible, con huertos y animales de granja, y de pronto aparece una bifurcación de ripio hacia una colina arbolada…. ¿qué hay dentro de esa vía pequeña? – eso es lo que me estuve preguntando varias veces años atrás. Una vez alguien del lugar le dijo a mi hermano, y él a mí, que arriba estaba la Capilla de Notuco; y cuando pasaba por ahí, nunca me percataba de su presencia, sólo se veían árboles.

Ubicación de Notuco en el contexto comunal. Fuente: Google Earth (editado)

Una vez curioseé por el programa Google Earth la ubicación de esa capilla parcialmente oculta, y me di cuenta que era un pequeño conjunto religioso en medio de árboles nativos: la iglesia y un cementerio, y una contención lineal arbórea. En ese momento tuve más deseos de conocer aquella zona, yendo en bicicleta, ya que era una distancia alcanzable. No fue hasta este verano (Febrero de 2012) que decidí ir allá para despejar mis dudas, y con mi bici viajé hasta la Capilla algunos kilómetros.

Más de Notuco y su conjunto religioso, a continuación.

Notuco

Ubicación conjunto religioso en su contexto inmediato. (Google Earth editado)

Una vez entrando por la bifurcación del camino, subí una pequeña cuesta, para luego encontrarme con una quebrada profunda (no había reparado de eso en el programa de Google), y finalmente volver a subir de manera dificultosa, entre espesuras de árboles, para terminar mi ruta de “peregrinación” llegando cansado hasta la explanada de pasto viendo la hermosa y pequeña capilla y… ¡un cementerio de casitas tradicional!

Desde casita

AccesoCementerio 2

Al apreciar tamaña revelación pensé con sorpresa: “Aquí hay un gran tesoro escondido, apartado de la corriente turística del archipiélago, del ajetreo de autos, un tesoro bien mantenido”-, en resumen, era ver una delicia secreta – lógicamente conocida para los lugareños – enclavada en un promontorio, que si bien era oculta, tenía una espléndida vista hacia el valle y hacia Chonchi. Es, sin duda, uno de esos pocos lugares que, al conocerlo, sigues disfrutando esa sensación de misterio, como volviendo a tener esa experiencia de niño.

Umbrales y vista lejanaVentana cementerio

Cielo e iglesia

Umbral de ramasAl dejar la bicicleta en el suelo, pude reconocer el lugar: además de la iglesia y el cementerio; habían dos elementos icónicos: una cruz grande y un umbral de ramas de árboles, a modo de pórticos divinos de la explanada religiosa. Luego me puse a observar la iglesia; un volumen a dos aguas sencillo, quizá de la época de los sesenta, que tenía un color naranjo encendido y una torre simple de un periodo posterior, con una hermosa proporción de vanos (puertas y ventanas), que si bien eran escasos, hacían de la iglesia un objeto delicado en el paisaje.

La fachada frontal era una de las más sencillas que he visto, no posee pórtico; las modulaciones de vanos son muy similares a los galpones chilotes: una ventana muy proporcional a la puerta inferior tanto en el alto como el ancho. En este caso, las mismas proporciones del medio “rústico” pasaron a un edificio religioso pero con terminaciones más acabadas.

FrontalAcceso

La fachada principal me encantó por su simplicidad y sus colores, pensé que también tendría un interior igual de intrigante y sencillo. Ya quería entrar a descubrirla. Fui a las casas cercanas para conseguirme la llave y así entrar a la iglesia, pero no sabían quién la poseía; así que solamente pude examinar con más profundidad el exterior del edificio y su cementerio.

A un costado del templo había una pequeña construcción que funcionaba como una sede social y sala informal de reuniones, que tenía un sencillo pórtico, aunque lindas ventanas, que reflejaban mágicamente la silueta de la iglesia, como en la siguiente fotografía:

Reflejos

Detalle fachada OesteVista parcial

Las texturas de las caras del templo son cálidas y hermosamente trabajadas: tejuelas y madera tinglada. El color naranjo contrasta amablemente con el cielo azuloso.

Luego me dirigí, con curiosidad y recogimiento, al cementerio del poblado, que poseía un buen número de casitas tradicionales fúnebres con otro poco de tumbas más contemporáneas y sencillas. Si bien la factura de las tumbas “hogareñas” no era tan decorada como las de la Isla Chelín o Teupa, poseían una belleza que nace de las formas simples, de lo elemental, de las vetas de la madera plateada con el tiempo y el clima.

Cementerio Notuco Casitas

Detalle puerta Tejuelas cementerio

A pesar de la simpleza y rusticidad del conjunto religioso, se encuentra una buena cantidad de detalles, reflejo del esfuerzo por dejar a la posteridad un bonito homenaje al ser querido que ha fallecido. En estas obras aparecen las huellas del trabajo de las manos, de experiencias humanas, de sentimientos, de humanidad. En la foto superior izquierda de este texto, decía “EN PAZ DESCANSA”.

ventana Cementerio

Las casitas fúnebres parecer ser un homenaje al espacio más representativo de la cultura chilota: la cocina. Sus ventanas son muy similares. Los muertos son enterrados en la cotidianidad, entre colores de flores artificiales y las ventanas vigilantes del entorno chilote.

Una vez recorrido el cementerio, retorné a mi casa; esperando volver a Notuco en una nueva oportunidad para ver la iglesia por dentro; lo que ocurrió efectivamente hace unas semanas atrás, el 2 de noviembre, día de los difuntos, donde había bastante gente visitando las tumbas de sus muertos, decorándolas con flores y poniéndoles velas.

Con mi hermano fuimos en auto a visitar aquel lugar, pero esta vez de manera más investigativa, puesto que estaba buscando material e inspiración para mi proyecto de título de Arquitectura que estoy realizando en Chonchi, tomando elementos del patrimonio cultural local, entre ellos, las iglesias y capillas de la comuna. Afortunadamente, en esta visita de noviembre encontramos la iglesia abierta con motivo de la fecha religiosa; y la fiscala amablemente nos dejó entrar para tomar fotos y dibujar aspectos del templo.

Interior Iglesia

Nave lateral izquierdaNave lateral derecha

Según los datos que nos proporcionaba la fiscala, la iglesia es en honor a Nuestra Señora de la Candelaria, y fue fundada el 8 de febrero de 1861. Posteriormente busqué en bibliografía más datos de esta capilla, y en el libro Iglesias de Chiloé de Gabriel Guarda, decía que “Notuco fue un pueblo de indios encomendado ya en 1754, que tenía una capilla anterior a 1960, de estilo clásico chilote, del año 1890”. Ya tenía una historia interesante detrás.

La capilla actual es posterior al terremoto de 1960, y según testimonios de un lugareño presente en ese instante, ésta tiene muchas maderas de la construcción anterior, cosa que se ve en la factura del piso (labrado a hacha) y en la estructura. Tiene un interior sencillo de bóveda central recta, de hermosos colores, y bien proporcionado, con altares laterales asimétricos pero con una buena disposición de molduras y detalles.

La disposición interior de la capilla es clásico chilote, de tres naves, altar central y dos laterales, y dos salitas de sacristía y contrasacristía. Tradición en un edificio moderno.

Altar derecho Altar izquierdo

Los altares laterales: una pequeña profusión de detalles, a su justa medida entre la sobriedad histórica del edificio.

Los cuidadores en la puerta

En la puerta del templo, la fiscala y un caballero lugareño conversando tranquilamente; puestos en simetría entre las bellas proporciones de los vanos.

Moldura de altar lateral Piso del templo

Detalles del confesionario Rejilla del confesionario

Particularidades del templo: molduras de un altar lateral, el piso brillante de madera reciclada del templo anterior; y algunos detalles graciosos del confesionario, como los recortes azulosos de la cumbrera y una informal celosía.

Acceso desde arriba

Luego, la fiscala me ofreció ascender a la torre para apreciar su campana antigua, y yo inmediatamente accedí. Así, que fuimos con mi hermano a buscar una escalera extensa que estaba bajo el templo, puesto que no tenía coro – el espacio intermedio entre las naves y el campanario tradicional de las iglesias chilotas – sólo había un pequeño espacio abierto entre el cielo raso para poder acceder arriba, y con mucha agilidad, ya que era muy angosta la abertura. Pusimos la escalera, y con nerviosismo subí y atravesé el agujero del cielo.

La foto anterior fue tomada desde arriba hacia el acceso, antes de subir al campanario.

Estructura interna sobre bóveda Campanario

Campana (1928) Detalle campana

A continuación subí hacia la torre y pude ver la estructura interna, y descubrí que había un techo de tejuelas anterior, que en alguna vez fue cubierto por planchas de zinc. Una vez en el campanario, miré la gran campana, fundida el año 1928 en Santiago, con las inscripciones “Virgen de la Candelaria, Capilla de Notuco”.

Vista superior nave central

Una fotografía al revés de la nave central, una vez ya descendido de la torre. Fue un desafío tomarla, pues tuve que asomar la cámara por una rendija del cielo raso con mucha dificultad y temor, para poder capturar parte importante de la iglesia desde una perspectiva superior, al no haber espacio coro.

En esta segunda oportunidad de visita a la capilla de Notuco, también pasé al cementerio para mirar con mayor precisión las casitas, apreciando las entrañas de la arquitectura mortuoria.

Iglesia y cementerio

Una visión, con el sol en frente, del panorama religioso: la Capilla de Notuco cuidando de los seres que han muerto y que habitan una tumba hogareña.

Casita fúnebre Ventana casita cementerio

Puerta chueca Estructura interior

En un momento me puse a analizar con detención una de las casitas fúnebres del cementerio, la que posteriormente medí para utilizarlo en mi proyecto de arquitectura. Era una casita muy sencilla, un poco desgastada y con su puerta inclinada, con un techo de zinc muy oxidado, y con una ventana sin algunos vidrios. Aún así era hermosa por su sinceridad material y formal. Luego ingresé para analizar la estructura interior: pies derechos, diagonales y fundaciones de piedras grandes, sobre un piso de tierra… donde habita el ser difunto.

La naturaleza ya estaba haciendo morir a la habitación del muerto: algunas maderas podridas o inclinadas; indicios de una cosmovisión originaria de dejar morir a las cosas, para volver a formar parte de la tierra.

Detalle ventana Estructura casita fúnebre

Estas son distintas instancias de una casita fúnebre: la estructura interior tan similar a un galpón o a la cáscara de una casa tradicional, y el revestimiento exterior hogareño en los marcos de una ventana pintados de azul desgastado.

Notuco es un sector que guarda algunos secretos en sus parajes, como este conjunto religioso notable ubicado en medio de un bosque pequeño, que domina el valle sin verse demasiado. Una maravilla distante de la vorágine del tiempo y de la modernidad, distante del convencionalismo turístico y la profusión de fotografías de curiosos, distante de las carreteras; pero cercano a sus habitantes y a un Chiloé profundo.

La capilla y el cementerio de Notuco brillan con luz propia emitida desde la madera y desde el agua, y no necesitan de complementos para destacarse pues fueron hechas con lineamientos potentes que trascienden en el tiempo. Esta arquitectura verdaderamente chilota, junto a una naturaleza idílica, contradictoria y amable, completan un paisaje cultural poderoso y cautivante que genera estas sensaciones de misterio tanto al lugareño como al visitante, invitándolo a ir más allá de lo real.

Acerca de Raúl Meza Lorca
Arquitecto, de la Universidad Austral de Chile. Diplomado en Tipografía, en la Universidad de Chile.

2 Responses to Capilla y cementerio de Notuco: Sensaciones de misterio en Chiloé

  1. Buenísimo el trabajo, logras captar lo bello de las edificaciones y de su vínculo con el entorno.

    Felicitaciones

  2. Que linda capilla, el envejecimiento a través de los años de esa arquitectura rústica le da un toque más especial.
    Si me permites dejo mi blog con fotos de casas y fachadas para que veas mis contenidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: