Chonchi: 5 años de cambios

Con el tiempo he ido confirmando un lugar icónico representativo del urbanismo chonchino, que es posible visualizar desde la ventana superior del Museo de las Tradiciones Chonchinas (2do piso) un paisaje urbano sublime, donde baja la Calle Centenario por los Tres Pisos topográficos desde la Iglesia patrimonial, con sus casonas de madera que relucen por sus colores vivos. Ya se me hizo tradición fotografiar este lugar, pues cada vez que lo visito y veo me sigo sorprendiendo.

Collage de los 5 años de cambio y permanencia del barrio.

Comencé en el mes de febrero de 2008, luego por casualidad el mismo mes del año siguiente tomé la foto del mismo lugar y me percaté que el lugar se modifica a cada momento, afortunadamente sin alterar la espacialidad de la Calle Centenario, que es Zona Típica. Ya había hecho un post llamado “¡Cómo cambia Chonchi en 3 años!” que realicé en 2010, y ya en ese momento la evolución del poblado era evidente. Ahora, estos dos últimos años, creo que casi no ha habido cambios, solamente uno que otro color nuevo de fachada. Pero la ciudad sigue allí, maravillosa, esperando ser descubierta desde esta gran ventana.

Los cambios en fotografías, a continuación. Leer más de esta entrada

Fotografía de Chonchi en Año Nuevo, 1930 | Breves

En este verano me dí una vuelta por el Museo de las Tradiciones Chonchinas de la ciudad de Chonchi (Chiloé – Chile), y entre las fotos antiguas que había ya visto antes, encontré una que no estaba antes y que me sorprendió porque parece un lugar irreconocible de la ciudad actual, pero resulta ser la esquina de las actuales calles Centenario con Irarrázaval, la Costanera: donde no había malecón, sino que la bajada de la playa y muchos palafitos que le daban vida al borde costero.

La fotografía señala que es el día de Año Nuevo de 1930 (miércoles), de Foto Ribet; donde se ve mucha gente caminando por su calle principal de bordemar. Parece que se ve gente saludándose por el día en que están, una señora sonriente, en medio de un ambiente que parece ser festivo y de descanso. Se ve al medio un arriero con varios caballos que parecen venir del mar (algún barco quizás), en un día despejado. Dan ganas de estar allí para ver cómo era la sociedad chonchina en ese entonces.

Tomado de la colección fotográfica de Chonchi antiguo del Museo de las Tradiciones Chonchinas.

Ver más “Fotos Antiguas de Chonchi”:

Fotos antiguas I | Fotos antiguas II | Fotografía 1930

ARQ|20 Síguenos en Twitter: arquitectura20

 

¡Cómo cambia Chonchi en tres años!

Lo que se convirtió en una simple fotografía linda de una parte del centro de la ciudad de Chonchi, Chiloé, en Chile; se volvió a repetir en el siguiente año, en el mismo lugar y en el mismo mes; y me despertó la curiosidad de ver cómo cambiaba Chonchi en un año, y el resultado es bastante evidente; cambia, y rápidamente, en algún detalle o incluso en una edificación más. Y me surgió la idea de fotografiar el centro de Chonchi en cada mes de febrero de los años venideros, y eso es lo que hice en Febrero de 2010. En realidad la ciudad nunca es igual; y si la ciudad permaneciera, el cielo, la luz y la naturaleza varían, y le dan otra cualidad a Chonchi.

Me imaginaba que con ese hábito de fotografiar el mismo lugar en los años posteriores, pensaba cómo sería Chonchi, por decir, en el año 2020. Ojalá sea igual de patrimonial y de conservación de sus casonas antiguas, con las nuevas que vayan haciendo un buen diálogo.

Vean en detalle las fotos, y, como se dice, “descubran las siete diferencias”: Leer más de esta entrada

Lo cotidiano es bello

En este post, he querido dejar de lado un poco lo que es la arquitectura en sí, que es recurrente en mis temas de publicación. En un momento me puse a revisar todas las fotos, y hay algunas de ellas que destacan por mostrar a cabalidad una belleza de los momentos cotidianos en la vida de mi familia, y también el color en toda su expresión. Son fotografías que quieren decir algo más, a diferencia de las típicas fotos preparadas, donde generalmente se sale en grupo, y con una cara sonriente ante la cámara.

Por eso, este post se llama “lo cotidiano es bello”.

Leer más de esta entrada

Un recorrido por talleres y astilleros valdivianos

Con una cámara fotográfica salí a dar vueltas, esas que las doy caminando mucho por la ciudad de Valdivia (Región de Los Ríos, Chile) y en una calle que se llamaba Arica, que es paralela al río Valdivia, encontré muchos astilleros y pesqueras; eso daba mucha vitalidad a este lugar pues el río y su borde estaban muy poblados de lanchas y botes, y lugares donde se construían y arreglaban lanchas.

Me metí como a tres astilleros y a un pequeño muelle a conversar con los lugareños e investigar sobre las construcciones de lanchas, y me pareció un trabajo bastante interesante, pues es complicado darle la forma curva y simétrica al barco para que sea navegable, mas encima las lanchas de madera tienen que calentarse en agua para poder curvarse y alcanzar la forma deseada. Me metí e investigué tres astilleros que se llamaban Haverbeck (también llamado Arens), Etchepare y otro que no tenía nombre pero el maestro constructor de lanchas es uno de los más habiles constructores de este ramo, se llamaba Reinaldo. Leer más de esta entrada

Las mejores fotos que he tomado

Estas fotos son las que más me gustan, una es por el lugar y otra es por el encuadre, el color y la luz. Pero cada lugar de los que saqué, me atrae y tiene una cosa especial que no sé que es. Considero que al tomar una foto, o croquear el lugar, hay que abarcar todo lo que sea necesario para explicar lo que se quiere mostrar. Eso sí, una fotografía nunca va a expresar completamente lo que uno ve con sus ojos, pero estas fotos es lo más cercano a la realidad según mi parecer. He aquí las imágenes:

Casa contigua a la plaza San Carlos

Casa de la Plaza San Carlos_ En un día nublado, casi para llover, tomé esta foto. Es una casa antigua que soportó el terremoto del 60, y hace unos pocos años fue refaccionado el revestimiento de la fachada que da a la calle, con puras tejuelas; quizás de alerce. Pasaron poquitos años para que la lluvia, el viento y el tiempo hicieran lo suyo en estas tejuelas. Una linda textura; no quería que nada opacara la belleza de lo desgastado, de lo café plomizo. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: