Curaco de Vélez, ciudad pequeña pero elegante

A 10 kilómetros de Achao, dentro de la misma isla de Quinchao existe una ciudad pequeña y muy tranquila, pero que guarda un pasado muy fructífero, y tiene un presente calmo y ordenado. Es la capital de la otra comuna existente en la Isla, que es Curaco de Vélez. Actualmente tiene todas sus calles pavimentadas, sus veredas con motivos coloridos y su plaza es muy urbana, como toda su ciudad lo es (porque a pesar de ser pequeña, es muy compacta). Es una de las comunas elegidas para ser Comuna del Bicentenario (de la República de Chile), por esto está tan ordenada y mantenida. Aquí nació Galvarino Riveros, un soldado de la Guerra del Pacífico, y de hecho su cripta y tumba están en la plaza de la ciudad.

Su urbanismo y arquitectura son herencia del pasado; y estas cosas sumadas al buen mantenimiento, hacen demostrar que la ciudad está bien desarrollada, aunque sea pequeña.

Iglesia y plaza

Iglesia y plaza

Este es el centro de la pequeña ciudad, donde existe una plaza rectangular con árboles a los lados y un centro de plaza dura, libre de vegetación. De las ciudades chilotas que he conocido, esta es una de las mejores plazas, porque es muy urbana e invita al encuentro de las personas; está adecuada al futuro crecimiento de la ciudad. Al fondo se ve la iglesia San Judas Tadeo, una iglesia chilota moderna construida después de un incendio en la década de los 70, antes había una iglesia patrimonial muy bonita.

Torre iglesia

Torre iglesia

La iglesia de cerca, se observa que ha sabido mantener la tipología chilota (aunque en otra forma) y la materialidad en tejuelas. A pesar que es bastante moderna para su contexto, ha mantenido su condición de hito con su torre alta, como lo asumen las iglesias chilotas tradicionales. Lo malo es que no pude entrar al templo para conocerlo bien, o subirme a la torre como lo suelo hacer con todas las iglesias, pero igual se entiende el edificio.

Leer más de esta entrada

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: