Murales Chonchinos | Breves

¡Sal a pescar Cristiano de Dios!, reza el mural que muestra a un pescador con mirada cabizbaja y pasiva, como si el hombre pescador no tuviera ganas de ir a la mar. Es la mirada de un chilote, de un pescador chonchino, una mirada tranquila, al compás del mar y de los vientos del lugar. A su lado, el bote azul-amarillo y un pequeño pájaro posado sobre éste.

Este mural gracioso se encuentra en el muro inferior de la Municipalidad de Chonchi (Isla de Chiloé, Chile), que da cara a la calle O’Higgins; un mural que ha sido un poco corroído por las lluvias y la humedad, pero que se mezcla perfectamente con el tono azuloso desgastado del muro. Esos son los colores de Chonchi, los otrora bien pintados, pero la lluvia y el frío hacen lo suyo. Es recomendable conocerlo para los habitantes de la ciudad, y es un buen comienzo para el arte callejero de murales en Chonchi. Y en realidad no hay tantos murales en la ciudad, pero por ejemplo el contorno amurallado del estadio municipal sí que tiene un gran área para desarrollar tan digno arte, como el que se muestra en la siguiente imagen:

Este Chiloé con tintes de realismo mágico (y también soñado) se retrata en este gran muro de la cancha de la ciudad de Chonchi, con una serie de palafitos en una isla imaginaria, y por la izquierda (casi no se ve) una tiradura de casa a bueyes. Linda distracción al caminar por esta sección de calle monótona y larga. Una vez caminé por allí con mi madre y ella decía “Qué lindo, está precioso, deberían hacer más de estos”. Este mural fue pintado por Alejandro Arizmendi, muralista local destacado. Sus pinturas ya están impregnadas en gran parte de la ciudad y forman parte del patrimonio cultural chonchino.

Son dos intervenciones urbanas y artísticas en un contexto de insularidad y de campo, donde el muro ha sido un elemento foráneo a esta ciudad que tapa parcialmente el horizonte de Chonchi, pero que de alguna manera este arte genera una “ventana” para escapar de la realidad ajena a la ciudad.

Si alguien que lee este post es de Chonchi y sabe quién pintó el primer mural, a través de un comentario pudiera decirme el autor para ponerlo en esta publicación.

Anuncios

Diseños de un diseñador autodidacta II

Les presento un post de mis momentos de diseñador gráfico autodidacta, que también está muy relacionado con el mundo de la arquitectura – la que estoy estudiando – pues para expresar ideas en planos y en fotografías, debemos tener una buena noción de diseño, color y diagramación.

En todo caso, antes de mi entrada a Arquitectura, yo soñaba con estudiar diseño gráfico, pero por cosas de la vida y gustos más hacia el “arte habitado”, entré a la carrera ya dicha.

Sin embargo, mi gusto hacia el diseño gráfico no ha cesado. Sigo haciendo encargos pequeños para mi familia o iglesia en lo que se refiera a celebraciones u otros, diseñando tipografías, y más cosas. He aquí algunas de mis creaciones:

Leer más de esta entrada

Las mejores fotos que he tomado

Estas fotos son las que más me gustan, una es por el lugar y otra es por el encuadre, el color y la luz. Pero cada lugar de los que saqué, me atrae y tiene una cosa especial que no sé que es. Considero que al tomar una foto, o croquear el lugar, hay que abarcar todo lo que sea necesario para explicar lo que se quiere mostrar. Eso sí, una fotografía nunca va a expresar completamente lo que uno ve con sus ojos, pero estas fotos es lo más cercano a la realidad según mi parecer. He aquí las imágenes:

Casa contigua a la plaza San Carlos

Casa de la Plaza San Carlos_ En un día nublado, casi para llover, tomé esta foto. Es una casa antigua que soportó el terremoto del 60, y hace unos pocos años fue refaccionado el revestimiento de la fachada que da a la calle, con puras tejuelas; quizás de alerce. Pasaron poquitos años para que la lluvia, el viento y el tiempo hicieran lo suyo en estas tejuelas. Una linda textura; no quería que nada opacara la belleza de lo desgastado, de lo café plomizo. Leer más de esta entrada

Texturas de Chonchi

Un día, de paseo por la villa de Huillinco, de la comuna de Chonchi; fui al famoso Muelle; y de pronto me encontré con un palafito típico de Chiloé, pero lo más especial fue la textura que habia abajo: era una empalizada con piedras; muy linda. Eran materiales sacados de ahí mismo.

Esta es otra textura de la cara lateral de la Iglesia San Carlos de Borromeo de Chonchi; este es su lado más desconocido. Puede pasar desapercibido ante los ojos de los turistas; pero la calidad de la madera nativa y antigua se ganó este lugar en esta imagen. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: