Bellezas de San Antonio y Cartagena

Casa Barco San Antonio

Casa Barco San Antonio

Yo creo que en realidad todas las ciudades y pueblos de Chile tienen su belleza, o al menos algo bonito por ahí en sus elementos. Pero me enfocaré a una ciudad que me identifica, y en la que nací: San Antonio, en el litoral central de la V región, que quizás no es tan “bonita” o “agraciada” respecto de otras, en lo urbano, o en los espacios públicos, pero que guarda muchas bellezas dentro, y tradiciones que le dan atractivo. También quise colocar la ciudad de Cartagena, que está a 7 kms al norte de San Antonio, sólo separada de éste por una lengua de tierra. Es una bellísima ciudad por su relación con el mar (balneario) y por sus muchas casonas antiguas, reflejo de que antes la ciudad era para la elite, pero ahora es más para uso popular. Creo que esta última vocación popular de Cartagena le da un aire especial; la ciudad inspira cercanía y sencillez a las personas. Leer más de esta entrada

Anuncios

Cartagena, cerca de San Antonio | Croquis

Estos son algunos croquis de la ciudad de Cartagena, 7 km al norte de San Antonio, la que se destaca por ser el balneario popular del litoral central, otrora balneario de la aristocracia de la zona central.

Este edificio está emplazado en esta quebrada terraza de la ciudad de Cartagena que se interna en el mar. Es el Castillo Förster, probablemente construido a fines del siglo XIX o principios del XX, donde se quería tener cercanía con la playa en relación a las vistas que tenía. Hoy en día está abandonado y esperando a ser revitalizado porque sin duda que es un testimonio valioso de la historia de Cartagena, y un hito arquitectónico destacado por su magnitud y su estilo.

Esta es una terraza natural de Cartagena (Ciudad Playa) que divide las playas Grande y Chica. Las casas que se ubican sobre ella la han aprovechado muy bien en su topografía. Es un lugar bonito, pues abajo es un paseo peatonal donde existen muchos restoranes, puestos de artesanía, casonas antiguas y muchos roqueríos, que por cierto está bastante descuidado y deteriorado. Pero aún así sigue siendo un apacible lugar para caminarlo a “pata pelada” mirando el mar o con sandalias, observando el agresivo y sobrecogedor espectáculo de las olas rompiendo en los grandes roqueríos.
 

ARQUITECTURA | 20

Síguenos en Twitter: Arquitectura20

A %d blogueros les gusta esto: